Veo a la fotografía de bodas como un gran legado que va a vivir a través de todas las generaciones, con la gran responsabilidad y el honor que eso genera en mí